Martes, 16 de Agosto de 2011 22:58

El apoyo del estado españols a la JMJ, cuestiona su caracter aconfesional.

Escrito por  Alberto Romero de Urbiztondo
Vota este artículo
(0 votos)

Les comparto un articulo públicado en la columna "Libres como el pensamiento" que el Movimiento por la Cultura Laica de El Salvador, tenemos semanalmente en el periodico Co Latino de este país.

 

 

Lunes, 15 de Agosto de 2011

El apoyo del estado español a la Jornada Mundial de la  Juventud católica en Madrid, cuestiona su carácter aconfesional.

Alberto Romero de Urbiztondo

Del 16 al 21 de agosto el Vaticano ha organizado en Madrid una Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) católica. Esta movilización, posiblemente viene motivada, por el descenso de católicos en España, en especial entre la juventud. Si bien es totalmente legítima esta actividad proselitista, la forma en que se está organizando, ha   generado tensiones en  sectores de la ciudadanía española.

Se calcula que  costará 60 millones de euros (84 millones de dólares), financiados, en parte, con fondos de las grandes empresas y banco españoles, que recibirán un 80 % de exención de impuestos de las donaciones que realicen, es decir el estado recibirá menos impuestos y las empresas mas publicidad. El resto será financiado mayoritariamente por el estado, que aportará escuelas y edificios públicos para alojar a los jóvenes que asistan, así como su seguridad, transporte y alimentación subsidiada y actividades culturales. Solo la Alcaldía de Madrid pondrá 12,000 empleados públicos al servicio de la vista  del jefe de la Iglesia Católica. Esta utilización de fondos públicos y trabajadores del estado para un acto religioso, en un momento en el que el gobierno está recortando las pensiones y los salarios, genera un amplio malestar social.

También se cuestiona que  le den al Papa Católico tratamiento de jefe de estado, aunque se asegure que su visita es solo pastoral, generando confusión entre iglesia y estado, con un desproporcionado reconocimiento al Estado Vaticano (el país más pequeño del mundo y la única teocracia existente en Europa).

A ello se suma la previsible injerencia en la politica interna española, que haga Joseph Ratzinger a través de sus discursos y declaraciones, a pocos meses de las  elecciones generales del 20 de noviembre. Tal como expresó  el ministro español de la Presidencia, “España es un estado aconfesional…leyes como las del aborto, muerte digna, igualdad de trato, y cualquiera que regule el código cívico en el marco de relaciones en el que los españoles determinan su vida, las hace el Parlamento, no la Iglesia Católica…admitimos que la Iglesia puede dar su opinión, pero quien decide es la soberanía popular".

Por ello diversos sectores han manifestado su descontento, algunos como las Redes Cristianas expresan: "La visita de un seguidor de Jesús debería ser sencilla y humilde, no una muestra de poder", otras 140 organizaciones sociales, manifiestan: "De mis impuestos, al Papa cero". En definitiva el estado debe de garantizar que cualquier iglesia o corriente de pensamiento pueda realizar actividades de difusión de sus creencias, pero no financiarlas con recursos públicos, ni dar  reconocimiento de estado a sus líderes.  

 

Login to post comments